Agrava las sanciones cuando la víctima es una mujer y plantea el arresto en los casos que haya una organización detrás del delito.

Este jueves, La Legislatura Porteña aprobó el proyecto que prohíbe a los trapitos y limpiavidrios en la Ciudad, con aplicación de multas económicas y en caso de que se los agarre “in fraganti” cometiendo una contravención, se le impondrán días de trabajo de utilidad pública.  Además, si detecta y compruebe la existencia de mafias detrás de estas prácticas, habrá como castigo el arresto.

La iniciativa, fue impulsada por el Gobierno Porteño y determinó cambios al actual Código Contravencional de la Ciudad.  Luegon de varios intentos fallidos, fue aprobada.

La iniciativa fue presentada seis veces por el oficialismo, desde diciembre de 2007, nunca había podido avanzar por la resistencia de la oposición.

 

Sobre un total de 60 legisladores, contó con el apoyo de 40, mientras que los otros 20 votaron en contra, por lo que se logró la sanción del proyecto. Rechazaron la iniciativa el kirchnerismo, la izquierda, y otros bloques más chicos.
Por lo que  queda totalmente prohibida la actividad de los cuidacoches y los limpiavidrios en la vía pública: hasta el momento esta tarea era considerada una infracción solamente si se comprobaba que había una “exigencia” de dinero por parte de la persona que ofrecía ese servicio.
Ahora con el nuevo código, se establece, además, una pena agravada cuando esta contravención se realiza en grupo o de forma organizada, condenando de 5 a 15 días de arresto a los integrantes de esa asociación “y se eleva al cuádruple para los jefes/as y/o coordinadores/as”.

La multa se duplicará en los casos que el delito “esté basado en la desigualdad de género”.   Sabemos que muchas veces cuando es una mujer la que maneja el auto, hay un hostigamiento por parte del trapito o limpiavidrios, y hasta muchas veces se animan a robar con total inpunidad, aprovechándose de  la desiguakdad de género.  Además el nuevo Código habilitó la intervención directa de la Policía, por lo que un cuidacoche o un limpiavidriopodrá ser inmediatamente detenido si es descubierto por un efectivo de seguridad realizando esa actividad.
En los casos en que la modalidad se produzca en un estadio de fútbol y se pruebe la participación directa o indirecta de personas vinculadas al club, institución u organizador la multa será de 5000 a 10.000, además de la clausura de sus instalaciones.