Hace un tiempo armamos esta teoría con mi amiga Mila, cabe aclarar que ambas estudiamos en la Universidad de las Artes, donde parece que te enseñan a teorizar todo lo que se te pasa por la cabeza. La idea fue tan buena que en un flash ya estábamos planificándola en forma de ensayo. El tiempo pasó,como a veces pasa,y se llevó una idea millonaria con él. De todas formas, la cosa es así: creemos que la población femenina se divide en dos categorías;Las chicas con complejo de reina y las chicas con complejo de princesa.

Ahora bien, las princesas de la vida y para esto, debo incluirme, somos todas aquellasenamoradas del amor. Nacidas para amar y ser amadas, criadas en un cuento de hadas, nuestra idea del amor romántico es la única admisible así que probablemente la decepción sea el primer hachazo que reciba nuestro corazón. Nadie nos dijo que los cuentos de hadas no sobreviven la modernidad, bajar de las nubes nunca fue fácil y menos aún para estas princesas.

La realidad sea dicha, un corazón con un amor de este calibre no se lo puede entregar a cualquiera, la princesa debe analizar a la víctima hasta poder considerarla digna de devoción. Cuando la depredadora decide que lo vale, comienza el juego de la obsesión. Te amo porque sos completamente increíble y me flashas el cerebro cada vez que abrís la boca. No vas a tener que ni que pedir lo que queres porque yo ya lo sé.

Sin embargo, creo fervientemente en el egoísmo del amor. O quizás decido creerlo para darle un poco de dignidad al asunto. Feli Colina describe esto a la perfección con un par de líneas en “tiempo”, canción deFeroza, su álbum de estudio:

Poco a poco fui entendiendo que más que amor
Busco un disparador que me lo produzca dentro
Me lo produzca dentro

Entonces, podríamos decir, que las princesas no aman en vano. Se nutren del amor y de todo eso que les produce dentro. Necesitan la validación y sentirse la mejor opción. Ponen el corazón al fuego y tienen los sentidos exacerbados. Un estilo de vida, prácticamente.

Astrológicamente podríamos relacionar esta categoría con el signo de Libra, el cual representa todo el carácter venusino de estas amantes. En oposición,tenemos al signo de Aries, carácter completamente opuesto. El yo primero. Las chicas con complejo de reina serán las emocionalmente dominantes. Es decir, el fuego, no la hoguera.

Estas femme fatales, sienten que el mundo les debe algo y se sienten dignas de recibir amor por el mero hecho de existir. No les digas te quiero porque lo van a usar en tu contra. La demostración de afecto y cariño no estarán en sus planes, primero van a asegurarse de tener a alguien que les demuestre devoción y después ven.Les encanta gustar. Toda esa emoción probablemente dure un tiempo, necesitan estímulos constantes.¿Cómo que al amor se lo sale a buscar? A ellas las encuentra, casi siempre luego de haber pelado contra monstruos y huracanes.

Criadas por Marina Diamandis y su How to be a Heartbreaker, por más de que parezca que no, las reinas necesitan del otro, necesitan sentir su entrega para sentirse completas. Así como las princesas, por su parte, necesitan de la validación.

Ahora bien, ¿Qué pasa cuando las reinas no encuentran a alguien capaz de lo que sea por ellas? ¿O cuando las princesas no son lo suficientemente validadas?Se confunden, probablemente entren en relaciones “tóxicas” o tengan que lidiar con problemas de autoestima, la típica.

Hablando de esta teoría con amigas, una de ellasdio una visión bastante psicológica del asunto. Dijo que las princesas tienen una energía receptiva, de carácter reflexivo. Mientras que la energía de las reinas es proyectiva, se guían por sus impulsos.

Qué es peor, ¿Decidir venerar o querer que te veneren? ¿Cuál te hace quedar menos demente? La realidad es que somos sociólogas en pantuflas, así que no lo sabemos. Y tampoco importa tanto.

Otra amiga me hablo del MBTI, un sistema mediante el cual podemos categorizar a las personas dentro de 16 personalidades, según sus respuestas acerca de cómo se sienten o actúan en situaciones particulares. Me explicó que tenemos algo así como 8 funciones cognitivas. 4 a la luz y 4 a la sombra. Pones en práctica las de la sombra cuando tus funciones a la luz no están funcionando.

Basándonos en esta teoría, podemos afirmar que se puede tener uno de los dos complejos a la sombra. O,asimismo,los dos al mismo tiempo, o de maneras intercaladas a lo largo de nuestra vida. Realmente todo depende del contexto y de la persona que esté funcionando como sujeto de deseo.

Ningún complejo es bueno ni malo. De hecho, ambos son bastante retorcidos y tienen una carga de oscuridad. Por eso son complejos y esa es la parte más divertida.

Usar los estereotipos de reina y princesa que incorporamos desde que tenemos uso de razón para estar hoy explicando nuestros problemas amorosos,mientras se nos dibuja una coronita sobre nuestras cabezas, debo decir, me parece bastante hermoso.

Luna F.

N.R.: Luna F. es una de nuestras más jóvenes colaboradoras. Con un excelente manejo de la escritura, la realidad de los chic@s de su generación y con el poder de plasmarlo de manera genial, hace que esta escritora sea un placer leerla. Si querés comunicarte con ella o estás intersad@ en publicar su trabajo, podés escribirle a: lunamorafer@gmail.com