Duranre el año 2019, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, había lanzado de una campaña de devolución de celulares robados a sus dueños. Esto tuvo un tiempo de espera durante la cuarentena cerrada y obligatoria comenzada en Marzo del 2020 y en el comienzo del corriente año, se continuó con dicho plan.

Durante los últimos seis meses, en diferentes operativos en conjunto llevados a cabo por la Agencia Gubernamental de Control y Policía de la Ciudad, entre otros organismos, se clausuraron más de 110 locales y se recuperaron más de 6.200 aparatos celulares y accesorios denunciados por robo.

Una vez secuestrados los equipos, el personal policial realiza una pericia sobre los mismos para conocer el IMEI (código mundial de 15 dígitos pregrabado por el fabricante para identificar cada equipo móvil).

Para poder devolver los aparatos, el ministerio solicita a las autoridades judiciales intervinientes (Juzgado y Fiscalías Federales) autorización para requerirles a las compañías telefónicas los datos de los titulares de las líneas.

Recibida la autorización judicial, se requiere a las compañías telefónicas que informen en relación a cada uno de los IMEI si estuvieron vinculados a un cliente en particular y, en caso de ser así, se informen los datos de los mismos que permitan citarlo.

Paralelamente, se requiere autorización a la Justicia para proceder a la devolución de los aparatos a sus legítimos titulares.

Para recuperar los celulares en distintos puntos de venta de la Ciudad, los efectivos policiales trabajaron en conjunto con inspectores de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y la Dirección General de Coordinación Operativa, dependiente de la Secretaría de Justicia y Seguridad.