Que la «mala energía» existe, de eso no tenemos dudas. Uno puede creer o no en lo esotérico, en las brujerías, en los trabajos de magia, etc. No hablamos de eso, sino de la energía que cada uno lleva durante su día a día.

A veces esa energía puede estar cargada de negatividad que ni nosotros mismos nos damos cuenta. Es la vida, el el dia a día: trabajo, escuelas, universidades, etc etc etc. Y no sólo hablamos de nosotros, sino también de todas las personas con las que nos cruzamos, estamos y hasta convivimos en nuestra vida diaria.

No significa que seamos «malos» o que esas personas sean malas, sino que muchas veces tenemos una carga energética que nos deja sin ganas, sentimos que estamos de mal humor, que las cosas no nos salen bien, etc.

Ese es el momento de realizar una «limpieza enetgética» en nuestra casa. Y les vamos a contar cómo lo vamos a hacer de forma súper casera y fácil.

Para realizar nuestro ritual precisamos sólo 3 elementos: un vaso, sal gruesa y agua. Vamos a tomar el vaso y le vamos a colocar una medida de 2 dedos de la mano de sal. A eso le vamos a sumar la misma medida pero de agua. O sea tiene que quedar: 2 dedos de sal y por sobre la sal, 2 dedos más de agua.

A ese vaso lo vamos a dejar en un lugar de la casa que sea en alto (arriba de modulares o alacenas) por el término de 30 días. Durante ese tiempo, si en nuestra casa hay «mala onda» esa sal va a subir por las paredes del vaso hasta llegar a los bordes. Ése será el momento de vaciar nuestro vaso y hacerlo nuevamente. En la mayoria de los casos en donde el lugar que se realiza el ritual necesia limpiarce, esa sal tarda menos de 30 días en subir.

Como lo limpiamos? Tomamos el vaso y vaciamos todo el contenido en el inodoro. Raspando con un cuchillito las paredes del vaso para eliminar tambien las costras que se fueron formando de la sal. Si sos creyente, ayudaria rezar un Padre Nuestro mientras tiramos la cadena del inodoro.

El vaso se lava con agua (solo con los dedos, no se usa detergente) y se vuelve a coloccar en el mismo lugar. Se repite hasta que la sal no sube más por el vaso. Ese es el momento de, si así se desea, limpiar otro ambiente. Un lugar muy recomendado es la habitación. En ese caso se puede poner el vaso con sal debajo de la cama o sobre la mesita de luz.

Vamos a realizar esto para limpiar nuestra energía y la de las personas que queremos y convivimos a diario! Seguramente, que si se realiza con FE, se tendrá excelentes resultados!