El Consejo de la Magistratura designó el último jueves al ex Secretario de Coordinación de Gestión y Modernización de Mar del Plata Agustín Cinto al frente de la Administración General del Poder Judicial de la Nación. El joven de 28 años ocupará el cargo en reemplazo de Juan Carlos Cubría -hijo de la jueza María Servini – quien renunció el último miércoles al cargo tras sus fuertes críticas a la Corte Suprema de Justicia. Cinto será la persona encargada de manejar los $ 27.270.599.937 del presupuesto del Poder Judicial.

El presupuesto total de 2017 aumentó más de 8 mil millones con respecto al del año anterior y se divide en cinco necesidades diferentes: gastos en personal ($ 24.329.849.744), bienes de consumo (322.999.835), servicios no personales (1.300.266.897), bienes de uso (1.201.848.878) y transferencias (115.634.043).

La designación de Cinto generó ruido en la primera sesión plenaria del año del Consejo de la Magistratura. A pesar de haber sido elegido por la mayoría, tuvo el rechazo insistente del consejero Rodolfo Tailhade, diputado nacional por el Frente para la Victoria, quien ni siquiera quería aceptar la renuncia de Cubría, que trabajó en temas administrativos de la Justicia por más de 20 años.

Tailhade explicó que su oposición a la designación de Cinto se funda únicamente en su inexperiencia en el ámbito judicial y en el momento que vive la Justicia. «Se dijo que cuestionaba la edad; en realidad, ser joven no es malo pero esa juventud se refleja en un currículum que no justifica su designación. Tampoco tiene la culpa el pibe, el problema es del que lo designa», apuntó.

«En medio de todos estos quilombos, muchas denuncias por las obras públicas y licitaciones, una investigación de Servini de Cubría que pone en jaque a la dirección de tecnología, donde se manipulan los sorteos, la seguridad informática es inexistente, echarle un fardo a un pibe de 28 años que en su vida pisó un tribunal me parece una propuesta muy pobre del oficialismo», añadió.