El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, inauguró la primera etapa de las obras que están transformando la avenida Corrientes, que en 2019 quedará completa con los carriles que por la noche funcionarán como peatonal.

«Queremos que la avenida Corrientes vuelva a tener el esplendor que tuvo», expresó Rodríguez Larreta, quien estuvo acompañado por el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli, el ministro de Cultura, Enrique Avogadro, el secretario de Transporte, Juan José Mendez, y la subsecretaria de Vías Peatonales, Clara Muzzio.

En esta primera etapa de las dos totales, que se desarrolló entre las calles Carlos Pellegrini y Florida, los seis carriles tradicionales se redujeron a cuatro, ensanchando las veredas y manteniendo las dársenas para la carga y descarga de mercadería, los vehículos de caudales, el estacionamiento para motos, y las paradas de taxis y colectivos.

Los trabajos, que comenzaron en octubre de 2017, se siguen realizando en la búsqueda de fortalecer la identidad de la avenida como exponente cultural y artístico.

La etapa uno comprendió el ensanche de las veredas para generar más espacio peatonal y nuevas áreas de descanso, ya que la inclusión de mobiliario urbano incentiva la permanencia y el disfrute de los vecinos. Las veredas se ensancharon 2,80 metros a cada lado de la avenida y también se nivelaron los cruces transversales.

La etapa dos, en cambio, abarcará el área comprendida entre la avenida Callao y la calle Cerrito y contemplará la creación de un cantero central para dividir la avenida en dos: sobre la izquierda quedarán dos carriles para autos particulares que, por la noche, se van a transformar en área peatonal; mientras que a la derecha habrá dos carriles exclusivos para taxis y colectivos.