Un día se tomaba un colectivo y se iba desde San Justo -donde vive- hasta San Miguel si no tenía que ir a visitar a nadie. Otra mañana podía ser Quilmes, Florencio Varela, Moreno, Santos Lugares, La Lucila, Ciudad Evita, Martínez, San Francisco Solano, Ituzaingó o Justo Villegas, en La Matanza.  Mauro Albarracín vive en San Justo, tiene 22 años y hace turismo por el Conurbano , viajando en distintas líneas de colectivos y trenes.  El se autodenominó, a modo de chiste, como “El Mrley del Conurbano”.

Hace dos meses hizo un tour por Ituzaingó. Con dos guías locales, se tomó el colectivo 441 «con destino a París». Le habían dicho que allí había una Torre Eiffel y fue en su búsqueda. La réplica del conurbano, de aspecto oxidado y 18 metros de altura, se llama Santa Rosa y fue construida por el arquitecto Rubén Díaz. Le hizo una entrevista a su creador, fue a probar el sándwich de milanesa a la napolitana más famoso que se vende en un maxiquiosco del barrio.

Siempre voy buscando historias que tengan enganche, de gente que vive ahí.  Para que sea más entretenido, siempre busco a alguien que me quiera acompañar. Puede ser un youtuber invitado, un amigo o gente vecina simplemente.

Una de las excursiones que califican como las más reproducidas en youtube, fue su visita a Morón.  En un colectivo de la línea 464, y con su amigo Agustín Dotto, fue a probar el pancho más grande del conurbano. Habló con Jorge, el cocinero del pancho King Kong, que vende unas 500 unidades por día. «¿Por qué el pancho viene con un cartoncito de una caja de test de embarazo?», quiso saber Albarracín. Jorge le respondió que así venía de fábrica, «porque ahora no hay plata ni para el cartón». Estas aventuras gastronómicas se enmarcan en una sección que se llama “Chorrea conurbano” y que tienen mucha aceptación por la gente.  En esta seción aparecen personajes y lugares insólitos, omo por ejemplo el lavadero de autos de Hurlingham que se llama Fortnite, un lugar gigante todo ploteado con los personajes del juego.

Ya es tendencia

 Les Amateurs se convirtió en furorn las redes. Sus seguidores comentan, aportan información, felicitan a Albarracín y le hacen sugerencias: «Entré a ver el video para ver cuántos panchos comunes equivalen al tamaño de ese pancho y terminé aprendiendo sobre la división distrital del conurbano, sobre historia del rock nacional y sobre bondis. Muy buen video!», aportó aranjadax.

El contenido del canal ya registra casi 200 videos, pero Albarracín aclara que está orgulloso de los últimos 50, y «muy orgulloso» de los últimos 20. Porque al principio todo era prueba y error. «Empecé con la idea de centrarme en las líneas de colectivos y en los recorridos de esos bondis. Pero en mayo pasado hubo un cambio radical en el contenido con el foco puesto en los lugares. Y explotó. La idea es hacer turismo en el conurbano, que los videos sean más entretenidos, con una dinámica más ágil. Y casi siempre hay un invitado, que puede ser un amigo mío o alguien de la zona, que cumpla más la función de guía», explica Mauro, que arrancó con su proyecto en 2017 y ya tiene casi 100.000 suscriptores.

Más allá de lo pensado

El 70 % de los argentinos conectados visitan YouTube todos los días, una actividad que se extiende más allá de lo pensado inicialmente, porque la mayoría admite que termina viendo muchos más videos de los que tenía planeado ver cuando se conectó. Así lo reveló un estudio de Ipsos, elaborado a pedido de Google hace dos años, en donde se detallan varios aspectos sobre la actividad que desarrollan los argentinos en YouTube. «La importancia de la plataforma de videos para las nuevas generaciones queda en evidencia al ver que uno de cada cuatro padres argentinos conectados afirma que su hijo quiere ser un youtuber», apunta el informe.

Según el relevamiento, entre los contenidos que más consumen los argentinos se mencionan: entretenimiento, sketckes, videos de humor y programas de TV. Contenidos como el que produce Mauro Albarracín en Les Amateurs, por ejemplo, es un claro ejemplo de la tendencia. Uno de sus últimos viajes fue a Villa Celina, en el partido de La Matanza. «Por fin llegué a Celina City. Vinimos en el 298 a la tierra elegida por una de las comunidades bolivianas más grandes del país», dice Albarracín a modo de introducción. Kevin, un boliviano que oficia de guía local, lo acompaña en la excursión, en la que no falta una fuerte impronta gastronómica. Prueban jugo de tamarindo, comen un «huevito con papa» -un plato típico que, según dice la cocinera de la feria, se come también por la mañana- y un «tremendo» pique de macho cochabambino, un plato bien popular con carne, salchicha frita, papas, cebolla, tomate y huevo. 

«Desde que arranqué con el proyecto también trabajaba a la par en una cafetería. Ahora por suerte estoy solo con esto. Voy de a poco, pero estoy contento», se entusiasma Albarracín. Y concluye: «Cuando te gusta viajar, te ceba hasta una excursión por el Mercado Central».