Se están organizando desde el gobierno de la ciudad para tener una reunión y para decidir el futuro de los manteros y feriantes del parque Centenario. Esto sucederá entre hoy y mañana, ya que el sábado cortaron la Av. Daz Velez, para reclamar un lugar donde vender sus mercaderías.

Paula Scauzillo, Directora General de Fiscalización del Espacio Público porteño, afirmó que entre el lunes y el martes habrá una reunión con los delegados y diferentes sectores de los feriantes y manteros para reubicarlos y que puedan seguir trabajando.

 

El que el Gobierno de la Ciudad decomisó alimentos, mercadería por un monto superior a los tres millones de pesos y la estructura de puestos, cuando realizó un allanamiento pedido por el fiscal Paulo Gaspani.

La Directora General de Fiscalización del Espacio Público porteño, declaró que “la feria ilegal tenía parrillas y juguetes del cual no conocíamos su procedencia, que pueden afectar a la salud de la gente porque pueden contener plomo. Nosotros queremos evaluar el contenido y legitimizar la feria”.

En el perímetro del Parque Centenario, hay 3 ferias que funcionan: una de artesanos, una de manualistas y otra de libreros.

El  objetivo principal del Gobierno de la Ciudad es recuperar el espacio público y el otro objetivo importante es que esta gente tenga una ubicación para que puedan seguir trabajando, ya que sabemos que los manteros subsisten con la venta de sus mercaderías”.

Se encontraron parrillas y juguetes del cual no conocíamos su procedencia, que pueden afectar a la salud de la gente porque pueden contener plomo. Nosotros queremos evaluar el contenido y legitimizar la feria”, manifestó la funcionaria.

Scauzillo destacó que “entre 2017 y 2018 hubo más de diez mil reclamos de vecinos de la Comuna 6 -Caballito- por venta ilegal y ocupación del espacio público por parte de manteros”.

Omar Guaraz, de la organización Vendedores Libres y de la CTA de los Trabajadores, explicó  que la feria “fue incrementándose en el último tiempo y había más de 500 vendedores que subsisten gracias a lo que venden allí”.
Como en cada enero de cada año, el gobierno de la ciudad, hizo un operativo y decomisó toda la mercadería guardada por los manteros y le impidieron a los vendedores poder trabajar”, aseguró Guaraz

“Estiran sus mantas sobre las veredas de Patricias Argentinas o Díaz Vélez y ofrecen ropa, zapatillas, anteojos, juguetes, DVD y otros accesorios truchos.”

Para los comerciantes, la situación es insostenible, por lostiempos de crisis que estamos atravesando y  por tratarse de una competencia desleal, y también para los vecinos, quienes perdieron esa sensación de paz y aire puro que encontraban en este pulmón verde de Caballito.

Según la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad (Fecoba), la problemática no es nueva, pero sí empeoró en las últimos tiempos, las dificultades económicas y los operativos contra los puesteros en otros barrios acrecentaron esta situación.

Creo que es un problema de contención social. Ya hablé con el Gobierno porteño para hacer algo al respecto”, contó Fabián Castillo, presidente de Fecoba.

Una feria está pegada a la otra. Y no hay distinción. La de manualistas tiene casi 500 puestos y se extiende por Patricias Argentinas, desde Marechal hasta la escuela N° 17 Presidente Uriburu. Y la de manteros continúa la traza hasta el Hospital Marie Curie. Allí alternan las estructuras de hierro con las mantas en el suelo.

Creo que hay por lo menos 500 manteros, nosotros ya hicimos las correspondientes denuncias.   Y como las estructuras no son tan caras, hay algunos que las alquilan”, aporta Beatriz Oller, presidenta de la asociación civil Vecinos del Parque Centenario, quien señala que el conflicto se agravó cuando la Ciudad arremetió contra los manteros de Flores, Caballito y Once.