Las consecuencias de la inflación y del incremento en el valor de las tarifas crean un escenario de mayor pauperización de la vida cotidiana. Si bien las variables económicas son decisivas, el comportamiento ciudadano a la hora de ejercer responsabilidad sobre las obligaciones contraídas también es un dato a tener en cuenta. Porque un Consorcio de Edificio no es una ONG. Pero de alguna manera en la actualidad más que nunca, quienes abonan mes a mes las expensas financian a los que no pagan. Realidad que dicho sea de paso, obligó a suspender tareas de mantenimiento y reparaciones varias.

De acuerdo con estimaciones de la Asociación Civil de Administradores de Consorcio de Propiedad Horizontal, la morosidad se ubica en alrededor del veinte por ciento.

Por su parte, la Dirección de Estadística y Censos Porteña informó que las expensas acumulan cerca de un treinta y siete por ciento de aumento desde enero y el cuarenta y uno por ciento de incremento en el último año.

En la actualidad, gran parte de los morosos arrastran deudas de hasta tres meses, situación que genera punitorios en torno al tres por ciento mensual.

El rojo debe cubrirse sí o sí…con una nueva suba en el valor de las expensas, lo que genera un círculo vicioso de nunca acabar…

Cabe destacar que cuando la mora supera los sesenta días, los administradores convocan al deudor de manera de consensuar un plan de pago. De no cumplirse esta etapa, el siguiente paso es la intimación formal a través de una carta documento y por último, las acciones legales.

Los juicios se desarrollan rápido y finalizan con la ejecución de la vivienda, más allá que en la misma vivan menores ó el inmueble sea considerado bien de familia.

En tanto, la Justicia Porteña, dispuso multar al Colegio Único de Inmobiliarios de la Ciudad por no haber evitado que sus asociados cobraran comisiones superiores al 4,15, que determina la Ley para operaciones de alquiler. El valor de la multa fue estipulado en 150 mil pesos.

28/10/2016