Este viernes a la tarde, cuando el reloj de la estación de trenes de Constitución volvió a funcionar, a las 18:30, muchos dejaron de caminar y levantaron la cabeza para admirar una mecánica del tiempo distinta, centenaria y con diseño.

Guillermo del Valle, es la persona a cargo de la vuelta del reloj.  Es un modelo que comenzó a fabricarse en Inglaterra en 1870, es un reloj carrillón de la marca Gillet & Johnson.

Recuperar el “tiempo perdido” del reloj formó parte de las tareas de restauración de la estación Constitución que está llevando adelante Trenes Argentinos.

También, devolvieron a su función otros dos relojes que se encuentran en el Hall Central antes de entrar a los andenes.

Esta reparación, forma parte de las obras que incluyen el arreglo de paredes, recambio de vidrios y reparación integral de los pisos.  La puesta en valor de las fachadas de locales  históricos sobre las avenidas Hornos y Brasil, según informaron Trenes de Buenos Aires.

También contempla la reubicación y renovación de boleterías y el Centro de Atención al Pasajero y mejoras en las instalaciones sanitarias.

Por otro lado, se mejoran los canales de Información para los pasajeros y se coloca una nueva pantalla LED en el Hall Central e instalaciones nuevas de audio para toda la estación.

Desde el gobierno, apuntan a que las obras logren recuperar el patrimonio cultural del edificio centenario y emblemático del Barrio Porteño de Constitución.

También se trabajará en prevención de incendios, higiene y seguridad.