Se cumplen 30 años desde desde que Greenpeace inauguró sus oficinas en nuestro país y para celebrarlo, su barco insignia, el Rainbow Warrior III podrá ser visitado por los vecinos este fin de semana.

El barco insignia de la reconocida ONG Greenpeace, se encontrará abierta al público y de manera gratuita durante este fin de semana. El buque está amarrado en el Dársena Norte, Puerto Madero, y podrá ser visitado el viernes 7, sábado 8 y domingo 9 de Abril y durante el fin de semana de Semana Santa, en el horario de 10 de la mañana hasta llenar cupo.
El Rainbow Warrior III, así se llama la embarcación, llegó a las costas argentinas para conmemorar los 30 años que cumple la organización en nuestro país, permitiéndoles a todos los ambientalistas o interesados sentirse parte de la tripulación y conocer este barco guerrero que día a día lucha por un mundo mejor libre de contaminación y protegiendo a los animales de la caza ilegal.
El navío, es el primer buque construido especialmente para Greenpece en el 2011 y que cuenta con un “Pasaporte Verde”, es un documento con toda la información sobre los materiales altamente peligrosos que se usaron para la construcción del barco, para que al momento de que sea desguazado sus componentes puedan reciclarse.
Con un peso de 872 toneladas, una velocidad máxima de 14 nudos, una longitud de 57,92 metros y 11 metros de ancho, el barco fue construido gracias a las donaciones que recibió por parte de socios y donantes anónimos. Además, posee capacidad para 28 tripulantes que deben seguir un estricto horario que regula las diferentes tareas para cada uno, desde las tareas de limpieza (a las 7:30 de la mañana) hasta las comidas, hechas principalmente con alimentos orgánicos.
Una de las características más llamativas del barco es que se maneja a partir de la energía eólica y lo convierte en un buque velero, pero que, en caso de ser necesario, puede cambiar el motor a potencia de propulsión diesel-eléctrica.
Rainbow Warrior era el nombre que llevaba el barco adquirido por la ONG en 1978 y que fue hundido en 1985 por agentes de la Dirección General de la Seguridad Exterior francesa que querían evitar la incursión del barco en sus aguas territoriales. Posteriormente, Tribunal Internacional condenó a Francia a abonar una indemnización a Greenpeace por el hundimiento del navío, dinero que fue invertido para la adquisición de un nuevo barco que se bautizó Rainbow Warrior II y prestó servicios hasta el 2011 que fue traspasado a la ONG bangladeshi Frindship que lo rebautizó con el nombre de Rongdhonu.

07/04/2017