Por Acoso Escolar entendemos: Acoso verbal, físico, social o ciberbullying. Solo en 2017, un total de 1.054 menores sufrieron acoso en las aulas, según los últimos datos del Ministerio del Interior. Esto supone un incremento del 20% en tan solo cinco años. Cifra que asciende hasta el 90% en el caso del acoso a través de Internet y las nuevas tecnologías.
Es fundamental el conocimiento, el acercamiento a las víctimas y tomar medidas contra el ejecutor o ejecutores de la situación de acoso.

Cada 2 de Mayo se celebra a nivel mundial el Día de lucha contra el Bullying donde numerosas asociaciones y ONG buscan concientizar a la población sobre los riesgos que genera esta práctica abusiva.

La iniciativa de tener un día destinado a hablar sobre el Bullying nace en el año 2013 con la presentación de la ONG “Bullying sin fronteras“, creada por Javier Miglino, quien consideraba muy necesario darle visibilidad a este problema y apoyar a los menores que lo sufren para que sepan que no están solos ante el mismo.

Es una situación que afecta a millones de escolares en todo el mundo y Uruguay ocupa el cuarto lugar en prevalencia de bullying en Lationamérica después de Argentina, Perú y Costa Rica.
Una investigación en Uruguay muestra un amplio conocimiento del fenómeno del bullying: 6 de cada 10 dijo haberlo padecido entre los 11 y los 15 años y solo el 26% reconoce haber participado del hostigamiento, según revela una investigación reciente de la psicóloga forense e investigadora especializada en el tema Silvana Giachero, quién agregó que “es un mal que crece en silencio y en forma anónima”.

En el año 2014, UNICEF estableció que uno de cada tres niños en el mundo sufre acoso escolar, según publica el sitio web de OkDiario de Madrid.
Las redes sociales se han convertido en una herramienta muy utilizada por los acosadores. Así, un estudio llevado a cabo por la organización Ditch The Label indica que el 42 % de los jóvenes que han sido víctimas del ciberacoso, lo han sufrido a través de Instagram y el 37 % vía Facebook, el 31 % de los casos ha sido mediante Snapchat.

¿Cómo darse cuenta y  poder prevenir?

  • Conocer a sus amigos y compañeros de la clase. Estar al tanto de la relación que tiene con ellos.
  • En caso de notar algún rastro de violencia en su cuerpo, consultarle en privado qué le pasó y hazle sentir confianza para que pueda contar lo que pasó.
  • No incentivar a que el niño resuelva solo el problema y mucho menos con violencia, ya que, lejos de solucionar el problema, puede ocasionar más estrés en los niños o adolescentes.
  • Enseñar y educar en el respeto para que los niños no se burlen de sus compañeros.
  • Hacerle saber que cuenta con apoyo y que ante cualquier ofensa acuda con alguna autoridad del centro educativo.
  • Cuando se detecta un caso de bullying, los padres del niño o adolescente deben trabajar conjuntamente con la escuela para resolver el problema de una forma inmediata.
  • Mantenerse informados sobre las medidas que se están tomando en la institución para resolver el caso.
  • Observar en casa si existen algunos cambios en la conducta o en alimentación, y de ser necesario respaldarse con ayuda profesional.