En un aeropuerto, un bar o en un viaje en un auto alquilado, los puertos de conexión disponibles para darle más energía a la batería del smartphone pueden comprometer la seguridad de tus datos personales.

Algunos expertos aseguran los peligros son muchos y que, por lo tanto, es mejor tomar precauciones.

«Cuando conectas tu teléfono o tu tableta a esos enchufes públicos, por ejemplo en el aeropuerto, si un hacker se ha metido por ahí antes, podrá extraer información de tu dispositivo y tenerla a su disposición», explicó Samuel Burke, reportero de tecnología de CNN, en un programa especial sobre el tema. Usar un cable USB para conectar el celular a una computadora o tableta que no conoces tampoco es la mejor opción.

Según la empresa de seguridad informática Kaspersky Lab, los celulares dejan totalmente expuestos una enorme cantidad de datos cuando están conectados a computadoras durante un proceso que se conoce como «handshaking» (apretón de manos, en español).

En ese intercambio de datos, el teléfono traspasa información a la computadora a través del cable. Y le «cuenta» a la máquina cómo se llama, cuál es su fabricante y su número de serie, cuál es su sistema operativo y hasta su lista de archivos.

De esta manera, el celular puede quedar «infectado» y es posible que alguien le siga la pista usando el ID del dispositivo, explican los especialistas de la consultora. Es lo que se conoce como «vulnerabilidad de carga» y los hackers profesionales podrían estar al acecho.

Entre las consecuencias más habituales están que el teléfono sea invadido con un malware (software malicioso) a través de programas informáticos malintencionados o que se infecte con un virus ransomware, capaz de bloquear archivos y pedir un rescate a cambio, aseguran desde Kaspersky Lab.

Algunos de estos virus se disfrazan de páginas oficiales superponiendo ventanas para obtener información personal y bancaria de correos fraudulentos («phishing»).

19/05/2017