La provincia de Buenos Aires tendrá un segundo parque nacional: el más extenso, el más «urbano» y, por esto último, un área de conservación extremadamente necesaria. Estará conformado por al menos 5300 hectáreas, principalmente de humedales, que surgirán de la integración de las actuales reservas Otamendi y Río Luján, en el sur del partido de Campana. El futuro parque estará a 60 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, a solo ocho kilómetros del centro de Campana y a cinco minutos de la autopista Panamericana.

El primer paso formal para la constitución del parque -cuyo nombre todavía falta definir- fue dado el 16 de enero, cuando la transferencia por ley del dominio ambiental de las tierras que conforman la Reserva Natural Río Luján quedó oficializada en el Boletín Oficial bonaerense. De esa forma, la provincia le cede la jurisdicción de 1257 hectáreas a la Administración de Parques Nacionales (APN), que ya tenía en su poder las 4088 hectáreas que forman la Reserva Natural Otamendi.

Ahora solo resta que el Congreso nacional acepte por ley esa cesión y dé origen efectivo al nuevo parque. «Queremos que la ley salga cuanto antes. Luego del inicio de sesiones ordinarias y del tratamiento de leyes que están en agenda, creemos que podría extenderse como máximo a agosto o septiembre», afirmó Emiliano Ezcurra, vicepresidente de Parques Nacionales.

24/01/2017