Este domingo en horas de la mañana, se dispuso un operativo en la calle Defensa desde el 700 al 1000.  Según fuentes policiales, fue por orden de la fiscalía Penal Contravencional y de Faltas Nro.35, a cargo de la Dra. Celsa Ramírez con el fin de no dejar instalarse a los feriantes.

El barrio porteño de San Telmo se convirtió en el escenario de corridas y forcejeos, cuando inspectores y personal de Espacios Públicos del Gobierno de la Ciudad, comenzaron a labrar las actas contravencionales  para dar cumplimiento a la orden judicial preexistente a los feriantes y a los puestos de artesanos.

La presencia policial y la resistencia de los vendedores, ante la imposibilidad de vender sus mercaderías como lo hacían habitualmente,  hicieron que los ánimos se fueran poniendo densos y comenzaron los insultos y forcejeos.  Se procedió al secuestro de varios puestos y mercaderías.

Se vivieron momentos de tensión en el lugar, y lamentablemente hubo heridos y tres personas detenidas.

 En ese lugar funcionaba un histórico paseo de compras de objetos tradicionales, rodeado de una gran cantidad de bares y espectáculos.

Por decisión del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, prohibió que los artesanos y manteros usen el espacio público para llevar adelante su negocio de manera informal.

Además la fiscalía dispuso la detención de tres imputados, que fueron trasladados a la Alcaidía 8. En redes sociales varios testigos y dirigentes de izquierda, entre ellos Nicolás Del Caño, manifestaron su repudio al accionar policial y apuntaron además al Jefe de Gobierno porteño.