La Legislatura porteña aprobó una Ley con la que se busca sancionar el acoso callejero, teniendo en cuenta, toda conducta unidireccional, física o verbal.

El pasado miércoles 7 de diciembre, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires convirtió en ley el proyecto que establece multas de hasta $1.000 para toda persona que realice acoso sexual callejero.
La iniciativa impulsada por el legislador Pablo Ferreyra y acompañada por el diputado Gabriel Fuks, tiene como principal objetivo “prevenir y sancionar el acoso sexual, producido en espacios públicos o de acceso público, en los que se hostigue, maltrate o intimide y que afecten en general la dignidad, la libertad, el libre tránsito y el derecho a la integridad física o moral de personas basados en su condición de género, identidad y orientación sexual”.
Esta ley que entrará en vigencia dentro de 120 días será penada por el personal del Ministerio de Seguridad y hará las capacitaciones pertinentes durante ese lapso de tiempo “sobre el conocimiento perfecto y acabado de la ley y cómo actuar”.
La ley comprende como acoso sexual callejero a «toda conducta unidireccional, física o verbal, producida por una o más personas en contra de personas, basado en su condición de género, identidad y orientación sexual que no desean o rechazan estas conductas por considerar que afecta sus derechos a la dignidad y a la integridad».
11/12/2016