Fabián de Sousa, el socio de Cristóbal López en el Grupo Indalo, fue detenido y quedará alojado en el Complejo Penitenciario Federal II, conocido como la cárcel de Marcos Paz. El lugar cuenta con 120 hectáreas y fue habilitado en 1999. Tiene capacidad para 1766 internos.

Está dividido en cinco módulos de alojamiento independientes que poseen celdas individuales, salón de usos múltiples, área de deportes, aulas de estudio, biblioteca y naves para talleres industriales de aprendizaje de oficios.

En este penal están detenidos los protagonistas de algunos de los casos más resonantes de los últimos meses. Entre ellos, Julio De Vido Roberto BarattaVictor Manzanares,Caballo Suárez Roberto Minicelli, cuñado de De Vido, Luis D’Elía, Fernando L. Esteche.

Un sistema especial para presos por corrupción

El Servicio Penitenciario Federal cuenta con un sistema especial para los detenidos por casos de corrupción. Se trata del sistema de Intervención para la Reducción de Índices de Corruptibilidad (IRIC), el mismo régimen que siguen, por ejemplo, Lázaro Báez ,José López Ricardo Jaime en la cárcel de Ezeiza.

La normativa penitenciaria considera internos admisibles bajo este sistema a «aquellos que reúnan dos o más de las siguientes características»:

  • Alto poder económico o adquisitivo
  • Vinculación destacada con grupos de criminalidad organizada nacional o trasnacional
  • Internos procesados o condenados por delitos de corrupción, de criminalidad económica o de crimen organizado y crimen organizado trasnacional (lavado de activos, cohecho, tráfico de influencia, entre otros)
  • Capacidad fundada de influir o infiltrarse en las altas esferas gubernamentales o de poder político
  • Capacidad de corromper o de influir, a través de dinero o recurso a la intimidación o violencia, en el desempeño del personal
  • Personas privadas de su libertad que fueran funcionarios públicos al momento de su detención o que lo hayan sido con anterioridad, siempre que hayan tenido acceso a altos niveles de gobierno