El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través del Ministerio de Educación, elaboró un plan para la vuelta a clases de escuelas y universidades que buscar volver a un esquema normal de presencialidad hasta completar el total de cada jornada de escuela.

En esta segunda mitad del año los chicos necesitan estar más tiempo en las aulas para fortalecer el aprendizaje y pasar de año con los conocimientos que necesitan. En primer lugar la burbuja va a pasar a ser el aula, lo que va a permitir que haya más horas de clase y que todos los chicos se vuelvan a encontrar con todos sus compañeros. Antes las burbujas eran de grupos más pequeños.

En segundo lugar, se definió un plan gradual para que todos los chicos de todos los niveles, a partir de agosto y de manera progresiva, vuelvan a la presencialidad como era antes de la pandemia.

La escuela secundaria

Los chicos de la secundaria fueron los que más tiempo estuvieron fuera del aula, porque en los momentos en los que la situación sanitaria empeoró se priorizó la presencialidad de los más chicos. Esto aumenta el riesgo de deserción y en especial los que están más cerca de graduarse.

Son los que menos tiempo tienen para recuperar todo lo que no pudieron aprender y el vínculo con sus compañeros. Y muy pronto se van a incorporar al mundo adulto y necesitan que la escuela tenga las puertas abiertas para acompañarlos en ese proceso de transición. Especialmente, los que egresan de 5to año.

Se avanzará por etapas a partir del 4 de agosto. Si bien las vacaciones terminan unos días antes, el 2 y el 3 de agosto hay mesas de examen para alumnos de secundario. De modo que esos días sólo deben asistir los chicos que tengan materias previas que rendir.

  • Desde el 4 de agosto, vuelven a la rutina habitual los alumnos de 4to y 5to año de secundaria, los de 5to y 6to año de secundaria técnica.
  • El 9 de agosto vuelven los de 1ero, 2do y 3ro de secundaria y 1ero, 2do, 3ero y 4to de secundarias técnicas.
  • Una vez completa la secundaria, y siempre que la situación sanitaria lo permita, el 17 de agosto van a volver a la rutina habitual los chicos del nivel primario, los de modalidad especial, los de escuela para adultos, los del nivel superior no universitario y de los Centros de Formación Profesional.
  • Y el 23 de agosto lo hacen los chicos del nivel inicial.

Hasta que llegue el día en el que les toque retomar la rutina habitual, todos los estudiantes van a seguir cursando de manera presencial con la misma modalidad que terminaron antes de las vacaciones.

En total, son más de 700.000 alumnos que van a volver a su esquema de clases pre pandemia.

La asistencia a las aulas en este semestre va a ser obligatoria. Quedan exceptuados aquellos chicos que tengan alguna condición de riesgo o convivan con personas de riesgo. Ellos van a poder seguir aprendiendo a distancia.

Universidades

Los jóvenes universitarios necesitan volver a las aulas, ya que llevan tres cuatrimestres cursando en la virtualidad. La Ciudad está trabajando con las universidades públicas y privadas los protocolos que permitan, después de las vacaciones, un regreso gradual y cuidado de las clases teóricas presenciales. Durante esta semana, habrá una serie de reuniones técnicas.

A partir del 17 de agosto, las universidades podrán optar por retomar gradualmente las clases teóricas presenciales. Para eso deberán asegurar un distanciamiento mínimo de 1,5 mts. entre los estudiantes, ventilación y medidas de protección generales, como el uso de tapabocas, alcohol en gel, toma de temperatura y la implementación de un protocolo de aislamiento de casos sospechosos, entre otras medidas de cuidado.

Más de 500.000 jóvenes estudian en diferentes instituciones en toda la Ciudad. Por eso, hace un mes se reglamentó el Régimen de Promoción de Residencias Estudiantiles, para fomentar la construcción y remodelación de residencias universitarias. Y también se lanzaron créditos junto al Banco Ciudad para acompañar la experiencia de quienes eligen la Ciudad para cursar sus estudios. Y también es un primer paso para volver a atraer a los más de 10.000 estudiantes de todo el país que cada año eligen hacer sus carreras universitarias en Buenos Aires.