El jefe de gobierno Horacio rodriguez Larreta, anunció que para esta nueva etapa de cuarentena, se habilitarán los permisos para realizar algunos deportes indiviuales tales como el tenis, paddle, golf y remo individual.

Con lo que respecta a reuniones sociales, no habrá mayores flexibilizaciones.  Siguiendo con el plan gradual de reapertura previsto, se espera la reapertura de todos los locales ubicados en avenidas de alta circulación, incluidos aquellos ubicados en zonas comerciales. Rodríguez Larreta, quien dará precisiones de sus planes en una conferencia esta tarde a las 17, también pretende reactivar la actividad hotelera, aunque alejada del turismo. 


Esta reapertura de deportes individuales estaban contempladas para el lunes 3 de agosto, pero el incremento de casos detuvo esa iniciativa momentáneamente. Los deportistas deberán seguir protocolos estrictos y tendrán prohibido compartir espacios comunes.

En el marco de la etapa 2 de reapertura, ya no sería necesario tampoco guiarse por la terminación del DNI para hacer actividad física, aunque sí se mantendrá la franja horaria entre las 18 y las 10 horas. 

En cuanto a las flexibilizaciones en el sector comercial, la intención es reactivar los locales ubicados en zonas de gran concurrencia de personas, como los ubicados sobre la avenida Avellaneda y los centros de trasbordo de Retiro, Constitución y Once, lugares donde hasta ahora se había evitado avanzar, para evitar particularmente el gran flujo vehicular y de peatones en estas zonas tan transitadas. 

También podrán regresar algunar actividades profesionales, que hasta ahora no estaban permitidas

Los abogados y contadores, que ya podían trabajar en sus oficinas desde el último anuncio de Larreta, se sumarán arquitectos e ingenieros. Dentro de este esquema se prevé también que se habilite el personal administrativo de los museos y las bibliotecas pero sin permanencia.

Una de las má esperadas tambié es la  reapertura de los hoteles, que podrán empezar a recibir personas que viajen desde el interior para realizar tratamientos médicos o trámites que haya quedado postergados en el marco de la pandemia. No obstante, la actividad deberá retornar bajo un estricto protocolo que básicamente establece que sólo será para alojamiento y se prohibirá la apertura de espacios comunes.

También podrían empezar a funcionar las industrias no esenciales, los estacionamientos privados y la gastronomía al aire libre (sin servicio).