Según revisiones de SBASE y confirmaciones de Metro de Madrid S.A., no existe material contaminante en las formaciones, y se continúa la extensión de la Línea E.

Ante las recientes denuncias acerca de la existencia de asbesto (material considerado cancerígeno) en algunas de las formaciones CAF 6000 de la Línea B de subterráneos, que se compraron al Metro de Madrid S.A, y la convocatoria a un paro de actividades en la línea, la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad de Buenos Aires, ha convocado a una reunión para organizar la comisión que realizará el control de los coches, lo que provocó que se levante el paro de actividades programado, esperando los resultados de la próxima reunión.
De todos modos, Subterráneos de Buenos Aires S.E. y Metrovías ya habían realizado inspecciones que dieron resultados negativos a la presencia de asbesto en las CAF 6000 de la Línea B, que fueran compradas en 2013, y Metro de Madrid S.A. envió un comunicado oficial en el que se niega rotundamente que en las mencionadas formaciones existan piezas que contengan asbesto.
SBASE, afirmó que: “A la vista de la documentación técnica de fabricación y suministro de las referidas unidades con las que cuenta Metro de Madrid S.A., no hemos detectado amianto en la composición de ninguno de sus elementos”.
Por otra parte, continúan las obras para sumar 2 kilómetros más en tres estaciones nuevas en la Línea E, que serán Correo Central, Catalinas y Retiro, que se estima estarán terminadas en el primer semestre de 2019.
Estas obras ya cuentan con las vías entre Bolívar y Retiro, para continuar con las obras de potencia y tracción, la instalación de los bifurcadores, sistema de señales, sistemas de comunicaciones, 9 ascensores y 24 escaleras mecánicas, las obras de ventilación, la conexión con el ferrocarril Bartolomé Mitre, y ya se está construyendo el taller Lacarra, destinado para el mantenimiento de las unidades.

Esta obra que fuera anunciada en el año 2007 y luego de varias postergaciones, se anunciara su finalización en 2018, finalmente ahora se estima que estará terminada en los primeros meses de 2019, cuando este nuevo tramo finalmente pueda conectar con la línea B, la Línea C y con el Ferrocarril Mitre, beneficiando de este modo a una gran cantidad de pasajeros que se trasladan cada día.