El 80% de los votantes, piden que esos espacios sean libres de humo.

El Gobierno Porteño hizo una consulta sobre un total de 827.595 vecinos y eta arrojó que el 80% pidió que se prohíba fumar en el área de juegos infantiles de plazas y parques. En el mes de marzo, se tratará en La Legislatura el proyecto de ley, que ya puso en marcha el poder Ejecutivo.

Existe 376 áreas de juegos en los parques y plazas en la Ciudad de Buenos Aires, pero éstos no tinen separación física del resto del espacio verde, por lo tanto los niños que allí juegan están expuestos al humo de los fumadores.

El Gobierno había lanzado en enero una votación, para que la gente decida, y ahora se conocieron los resultados.  Los resultaron se conocieron a través de la web y las redes sociales de Ejecutivo.

El 80% de los votantes (660.448) estuvieron de acuerdo con que las áreas de juegos sean libres de humo. Y el 20% (167.147) consideró que no se puede restringir la libertad de fumar en esos espacios.

La idea es señalizar zonas libres de humo en las plazas y hacer campañas de comunicación en cada una para que la gente las respete.

 

Se ha comprobado que lo niños  expuestos al humo del cigarrillo tienen cuatro veces más riesgo de padecer cáncer de pulmón en la adultez que los que no lo están. Y un 40% más de riesgo de sufrir cáncer de vejiga.   También, pueden desarrollar alergia a los alimentos, problemas en la piel o, sobre todo, afecciones respiratorias, como tos crónica, disminución de la capacidad pulmonar, asma, bronquitis y neumonía.

Un informe del Ministerio de Salud de la Ciudad, arroja, que los niños respiran más rápido que los adultos y aspiran más productos químicos nocivos por kilogramo de peso. Por eso la exposición al humo del cigarrillo es más dañina para ellos.

En el mundo entero, ya hay ciudades que impulsan leyes para liberar de humo espacios públicos.   En 2011 se implementó una ley antitabaco a nivel nacional que prohíbe fumar en parques infantiles y zonas de juegos, así como en escuelas, restaurantes, bares, discotecas y accesos de hospitales.

En otros lugares del mundo, por ejemplo en la ciudad holandesa  de Groningen,  desde 2017 está prohibido fumar en los espacios públicos.