Terminó la primera etapa para definir quienes serán los representantes de los vecinos de la Ciudad en el Congreso de la Nación y en la Legislatura local – se ponen en juego 13 bancas para diputados y 30 para legisladores locales – y es momento de hacer una análisis de triunfadores y derrotados de cara a las elecciones generales de octubre, tanto en las urnas como en la percepción de su futuro como figuras políticas.

Sin dudas la gran ganadora de la larga noche del 13 de agosto fue Elisa Carrió. La diputada obtuvo el 49,55 por ciento de los votos en las primarias y se posicionó como ganadora en las 15 comunas en las que está dividida Buenos Aires. Pero no sólo salió victoriosa sino que batió el récord histórico ostentado hasta el momento por la formula que integrara su Jefe de Campaña Diego Santilli junto a la Vicepresidenta Gabriela Michetti en 2013 con casi el 40 por ciento de los votos. Veremos si puede sostenerlo en el tiempo. Todo indica que sí.

Otro gran ganador de la jornada fue Diego “El Colo” Santilli, responsable de coordinar la campaña de Vamos Juntos. Para que Lilita pueda afianzar este resultado curiosamente depende del trabajo que realice quién hasta ahora era la mejor marca de votos porteños. El Vicejefe porteño alcanzó todos sus objetivos: Quedarse dentro de la gestión que según él es “lo que más deseaba hacer” y llevar al espacio del oficialismo a números soñados. Santilli logró lo impensado en los últimos dos meses, que la principal espada del gobierno dentro del congreso se mantuviera dentro de la estrategia con una aplastante victoria y diluir la amenaza fantasma del candidato de Evolución Martín Lousteau.

El caso del ex embajador argentino en Estados Unidos es definitivamente muy interesante. “Guga”, como lo apodan sus amigos, quedó tercero cómodo. Curioso resultado para alguien que estuvo cerca de tomar el poder del gobierno porteño hace dos años y que hoy parece casi eliminado definitivamente de volver a tener esa posibilidad.  Si tomamos los números del ballotage pasó del 48,36 por ciento de los votos al 13.33, algo así como 35 puntos menos; y si tomamos las generales dividió sus votos casi exactamente a la mitad.

Quienes si quedaron definitivamente fuera de toda chance de competición fueron  la Alianza Convocatoria Abierta por Buenos Aires que llevaba como precandidato a diputado de Claudio Lozano y La Dignidad, que encabezaba Rafael Klejzer. Tampoco logró el piso del 1,5% la Izquierda al Frente por el Socialismo ni el Partido Humanista.

Otro gran perdedor de la jornada fue Gustavo Vera, el “hombre del Papa” en la Ciudad, quien encabezó la lista con Guillermo Moreno y no logró alcanzar el 15%. 

En tanto, las tres listas que integraban la Alianza de Unidad Porteña lograron en conjunto el 21,35% de los votos. Sin embargo, las listas que encabezaban Itai Hagman (Ahora Buenos Aires) y Guillermo Moreno (Honestidad y Coraje) no lograron el 15% impuesto por su propio partido para poder meter postulantes en las listas y miraran por TV la final legislativa. Daniel Filmus nuevamente obtuvo un reconocimiento parcial a su “lealtad” y volverá a representar al kirchnerismo de la capital.

El tapado. Sin dudas la figura emergente de esta elección fue el candidato de 1País Matías Tombolini, quién hace 40 días prácticamente no era candidato y hoy representa la cuarta fuerza en caudal de votos en el distrito. ¿Podrá crecer lo suficiente como para arrebatarle el tercer puesto a Martín Lousteau? Difícil pero en su entorno cuentan que el objetivo es quedar lo más cerca posible del ex ministro de economía de Cristina Fernández de Kirchner.

El desafío. Para el oficialismo será romper la marca de la mitad más uno. Para la oposición descontar lo más posible o no quedar invisibilizados por el huracán Carrió. Hay que esperar a octubre para saber que sucederá.

20/08/2017