Desde el gobierno porteño anunciaron que a partir del 28 de agosto, en todas las autopistas de la ciudad de Buenos Aires, será obligatoio el uso del TelePase.

La medida, detallada por el Felipe Miguel (jefe de gabinete), durante su informe de gestión semestral ante la Legislatura, apunta a reducir los riesgos de contagio de coronavirus en las cabinas de peaje.

La adhesión al  servicio será gratuita -estiman que un 40% de los usuarios de las autopistas todavía no lo utilizan- y, a pesar de que la atención en las cabinas quedará suspendida, todas las fuentes de trabajo serán respetadas.

El jefe de Gabinete brindó información sobre las medidas de gobierno que se están llevando adelante en el marco de la pandemia.

 Felipe Miguel destacó el trabajo coordinado entre todos los espacios políticos dentro de la ciudad como así también con los gobiernos nacional y bonaerense.

A su vez, reafirmó que el gobierno porteño seguirá tomando todas sus decisiones en base a los datos epidemiológicos concretos que recolecta y siguiendo criterios sanitarios.

También informó que hasta el momento se han hecho 273.549 hisopados en la ciudad y destacó la efectividad del plan Detectar, que ya recorrió 34 barrios. 

En el plano económico, reveló que durante los cuatro meses de pandemia la recaudación fiscal registró una caída récord del 24% -uno $25 mil millones- debido al freno de la actividad.

Ante esta situación, y ante la necesidad de reasignar partidas presupuestarias al área sanitaria, fueron pospuestas todas las obras y proyectos planeados para el año que dejaron de ser prioritarios.

En esa línea, remarcó que los comercios no esenciales que no pudieron abrir sus puertas por la cuarentena fueron eximidos del pago del ABL y también se suspendieron los embargos y las ejecuciones fiscales.

Todos los que tenemos cargos públicos donamos durante tres meses el 25% de nuestro sueldo para que ese presupuesto vaya directamente al sistema de salud y los programas sociales que son clave para cuidar y acompañar a los vecinos”, dijo Miguel.

A cerca de la situación educativa explicó que junto al Ministerio están elaborando los protocolos para cuidar a los chicos y chicas en las escuelas: “Estamos pensando que los chicos vuelvan de a grupos con jornadas reducidas, dando prioridad a los grados que terminan un nivel educativo y contemplando todas las medidas de distanciamiento y cuidado dentro y fuera de las escuelas”.

A su vez, anunció un nuevo Programa de Apoyo Económico a la Primera Infancia que prevé una inversión total de $150 millones para 180 jardines maternales en los que trabajan 1.900 personas. Este apoyo se va a hacer efectivo a partir del mes que viene y va dirigido a los jardines maternales de gestión privada que no cuentan con aporte gubernamental nacional ni de la Ciudad. La medida apunta a pagar parte de los sueldos del personal y va a alcanzar a 1.600 docentes y 300 no docentes.