Este viernes se iluminó el Obelisco porteño con los colores amarillo y azul que conforman la bandera de Ucrania. De esta manera, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires expresa su solidaridad con el país invadido por la Federación Rusa, acompañando el pedido de paz y el cese de las acciones hostiles.

Desde el comienzo de los ataques militares de Rusia hacia Ucrania, voces de todo el mundo se pronunciaron en contra de las acciones bélicas y de la guerra. Manifestaciones mundiales pidiendo la paz y el cese de la guerra que parece crece con más fuerza entre estos dos países.

De este modo, con la iluminación del Obelisco, el símbolo de la Ciudad de Buenos Aires, el gobierno porteño deja sentada su posición de repudio a la guerra y la finalización de las acciones bélicas.