La manera de sociabilizar, está cambiando.  Ahora también las juntadas son al aire libre, en los parques, jugando a la pelota o haciendo la clase de gimnasia o la caminata programada.

Cada vez más la gente está tomando conciencia  del cuidado de la salud  a través de alimentos saludables, el ejercicio y cuidado del cuerpo y las salidas al aire libre.  La idea es ir desplazando el uso de las pantallas, y el sedentarismo que estas provocan (sobre todo en los niños).

Con los cambios de paradigmas de la sociedad, los clubes de barrio son uno de los principales afectados, que alejan a grandes y chicos del deporte y de la actividad social.

Pero con la “ayuda” del gobierno, son los más indicados para lograr la vuelta de las familias a sus sedes.

Para lograr esto, el sábado 23 de marzo se lanza un nuevo programa dependiente de la vicejefatura d gobierno Porteño: “Comuna Activa”.

Su primer punto de encuentro será la plaza Aristóbulo del Valle,  ubicada en Cuenca y Marcos Sastre, Villa del Parque. Allí, desde las 11, los profesores de distintos clubes locales ofrecerán clases de yoga, baile, gimnasia, fútbol, zumba, capoeira, juegos para chicos y un torneo de ajedrez. 

Esta propuesta no sólo es apta para deportistas, sino que está dirigida a quienes no suelen hacer actividad física pero pueden encontrar aquí un espacio para pasar un día realizando actividades. En esa línea también se realizará una «correcaminata», que consistirá en un recorrido aeróbico de dos kilómetros por las calles aledañas a la plaza. 

El evento larga en Campana y Marcos Sastre y sigue por Campana, Santo Tomé, Bahía Blanca y Marcos Sastre para volver a Campana. Entre las 16 y las 17, esas calles estarán cortadas. Esta es la única actividad que requiere inscripción previa, algo que puede hacer a través de la web de la Vicejefatura de Gobierno, o bien de forma presencial el día del evento. 

La jornada contará con foodtrucks de gastronomía saludable alojados sobre Marcos Sastre. Por el armado de estos camiones, la cuadra entre Cuenca y Campana estará cerrada al tránsito desde el viernes a la noche, y hasta el cierre y desarmado de la actividad. También habrá sorteos, premios y un gran cierre con un zumbatón, una megaclase de zumba para todas las edades.

Hoy estas instituciones representan un nexo entre una política del Gobierno de acercar a la gente a los deportes. Y nosotros participamos institucionalmente en cualquier cosa que sume por y para el deporte», refiere Gustavo Acosta, presidente del Club Fénix y representante de los clubes de barrio en el Concejo Asesor del Deporte de la Ciudad. 

El Fénix mantiene sus puertas abiertas desde 1937, en Villa Devoto. En sus 82 años de trayectoria, ya ha visto pasar a varias generaciones de un mismo árbol genealógico. «Hoy tenemos de socios a los nietos o los hijos de los que venían a ver la orquesta de Pugliese o al carnaval del barrio. Por eso lo que nosotros buscamos es no perder nunca el objeto natural del club, que es la práctica deportiva, las escuelas de enseñanza y el vínculo social», dice Acosta, al mando de una institución que nuclea a cerca de 600 socios.  A la movida del sábado le a portarán clases de danza rítmica, una de las actividades del espacio cultural del club.

También participará el Club Parque, de Vila de Parque, otra entidad de antaño que reabrió renovada en 2017. Este sábado ofrecerá clases de cestoball, tango, fútbol femenino y zumba. Precisamente, esas actividades por las que no los conocen pero que pueden acercar público, en especial femenino, de todas las edades.

«Queremos promocionar las actividades no tan populares, como el cestoball (un juego de pases hasta el aro), porque la escuela de fútbol está consolidada y todos nos conocen por eso. Entonces la idea es difundir aquellas que mantienen a la mujer dentro del club», explican desde la institución.

En total son 10 los espacios deportivos y sociales que expondrán su oferta el sábado. Así, con actividades como tenis de mesa, patín, taekwondo, tela, kickboxing y artes marciales, esperan sembrar en los más reacios la tradición histórica de «ir al club».

La idea es realizar 6 encuentros a lo largo de todo el 2019.  Esta primera edición funcionará como prueba piloto de lo que se convertirá en un encuentro mensual, que irá rotando por los barrios de las distintas comunas.