Los hombres están detenidos y acusados de captar a menores por internet (grooming) con perfiles falsos para lograr favores sexuales, a través de Facebook y WhatsApp. La denuncia inicial fue radicada por una madre de Berazategui que detectó que su hija, menor de edad, mantenía conversaciones de contenido sexual con otra persona a través de las redes sociales.

A partir de allí intervinieron las autoridades judiciales, se conformó una plataforma investigativa conformada por personal de la fiscalía actuante (la UFI N° 1), a cargo del Dr. Ernesto Ichazo; y el Juzgado de Garantías N° 4, del doctor Damián Vendola) y crearon cuentas con falsos perfiles en esa red social.

Los psicólogos especializados en la temática -llamados «agentes reveladores»-, pertenecientes a la Dirección de la Conducta Criminal y Victimología de la mencionada Superintendencia, se contactaron con el sujeto que mantenía conversaciones con la menor, para luego expandir la red hacia los otros acusados. Los mismos que proponían mantener charlas subidas de tono, en donde les pedían a los menores imágenes sin ropa y les ofrecían la posibilidad de efectuar un encuentro. En estos inmuebles fueron apresados los pedófilos y se incautaron 19 teléfonos celulares, cinco notebooks, tablets, juguetes íntimos y otros elementos de interés para la causa.

En Argentina el grooming es un delito penal, descripto en la Ley 26.904 sancionada en 2013. Allí, el artículo 131 del Código Penal describe: «Será penado con prisión de seis (6) meses a cuatro (4) años el que, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma».