Aunque en la producción agropecuaria hoy se emplean drones, satélites y tractores a control remoto, hasta mediados del siglo XIX esta actividad dependió básicamente del dominio de algunos pocos factores elementales: la tierra, el agua, el sol, las semillas y los animales. Fue en la segunda mitad del siglo XIX cuando el campo argentino comenzó su transformación. En aquel momento nació la Sociedad Rural Argentina (SRA). Y un día después de que el país cumpliera dos siglos, la SRA festeja 150 años de vida.

A la vez espectador y actor de tres cuartas partes de la historia del país, esta institución nacida el 10 de julio de 1866 celebra su aniversario con una agenda especial en la que se destaca el «Día de campo»: una convocatoria en el predio ferial de Palermo, con entrada libre y gratuita, para celebrar el aniversario. Desfiles de aperos y carruajes, campeonatos de truco, un patio de comidas regionales y grupos folclóricos son sólo algunas de las atracciones programadas para hoy.

Enclavado en el corazón de Buenos Aires y escenario de la tradicional Exposición Rural, el predio ferial de Palermo ha sido el punto histórico de encuentro entre el campo y la ciudad. Desde esa primera exposición en Palermo, en 1878, se convirtió inmediatamente en uno de los paseos más populares de Buenos Aires y en lugar de encuentro de toda la sociedad. «Para el trabajador, la Exposición Rural representaba la posibilidad de «vivir el campo»: ver paisanos atendiendo sus faenas, sentir los olores rurales y admirar los animales», explica el historiador Daniel Balmaceda.

13/07/2016